Errores al redactar contrato inmobiliario

como redactar contratos inmobiliarios

Redactar contrato inmobiliario – Ni que decir tiene que es una tarea muy rigurosa de la que puede depender el éxito o fracaso de una operación inmobiliaria. Aunque parezca increíble por años ha sido habitual hacerlo en un bar y firmar sobre una servilleta de papel. Incluso entre “hombres de palabra” un contrato quedaba hecho con “un apretón de manos“.

Pero las cosas han cambiado mucho, también las personas, circunstancias, y forma de hacer las operaciones. Todo el mercado inmobiliario es global, internacional e inmediato. Por todo ello, se hace imprescindible que al redactar un contrato inmobiliario lo hagamos con la mayor precisión y fiabilidad que requiera nuestra operación.

el contrato inmobiliario que podría funcionar para terrenos y parcelas es diferente para fines comerciales o de una vivienda Clic para tuitear

Tipos de contratos inmobiliarios

Hay un montón de diferentes contratos inmobiliarios en función del tipo de propiedad que desees comprar. así que el contrato inmobiliario que podría funcionar para terrenos y parcelas es diferente para fines comerciales o de una vivienda unifamiliar o casa prefabricada.

Así podemos distinguir entre:

contrato inmobiliario

  • Dependiendo el tipo de operación – contrato de alquiler, contrato de compraventa, contrato de traspaso, contrato de alquiler con opción a compra, contrato alquiler vacacional…
  • En función del tipo de propiedad – contrato inmobiliario para viviendas, fincas, terrenos, locales comerciales, grandes proyectos…

Si no estas capacitad@ escribiendo tu mismo los contratos, cosa que no es recomendable, deberías utilizar un buen agente inmobiliario de bienes raíces. Sino disponer de un buen abogado especializado en bienes raíces para que el redactar contrato inmobiliario sea acertado con buen criterio y precisión.

Importancia de la redacción del contrato inmobiliario

En realidad para llevar a éxito una operación inmobiliaria, en el 90% de las veces, un contrato inmobiliario de una página es todo lo que se necesitaría. Pues se trata de manifestar que se ha llegado a un acuerdo y para formalizar la compra / venta de una propiedad.

Cualquier contrato inmobiliario, siempre y cuando se indique claramente los términos, y ambas partes tengan buenas intenciones funcionaría. Pero lamentablemente, no todo es tan ideal. Basta sólo cuando un lado en particular intenta cambiar o deliberadamente tomar ventaja de algo en el contrato cuando encontramos un problema. Por lo tanto cuida a fondo y con todo detalle la reacción de un contrato inmobiliario. Practica juego limpio, y ten por si acaso, un abogado en el bolsillo trasero que te puede ayudar si fuera necesario.

Errores al redactar contrato inmobiliario

Hacer una copia burda de otro contrato inmobiliario

Uno de los principales errores del al redactar contrato inmobiliario es tratar de usar un modelo de contrato fiable que ya se ha utilizando por agentes / corredores / inversores en el segmento que te encuentres.

Cualquier contrato inmobiliario que indique claramente los términos, y ambas partes tengan buenas fe funcionaría Clic para tuitear

Como los contratos no tienen derechos de autor, podremos utilizar los mismos que otros agentes inmobiliarios utilizan. Pero debes estar plenamente informado sobre los matices del lenguaje y los términos en cualquier contrato antes de empezar con ello.

Utilizar modelos predefinidos de contratos inmobiliarios

Y tener en cuenta la necesidad de adaptación del contrato inmobiliario a la operación concreta que tengas en ciernes. No puedes copiar y pegar sin considerar las necesidades reales de tu operación y que serán diferentes en cada caso.

Pero, ¿qué ocurre en realidad?. Pues que utilizamos de todo, desde un simple contrato de página de ofertas “fáciles, directo ‘en viviendas unifamiliares a contratos muy complejos para casas móviles y parques eólicos. Y todo lo demás seguirá dependiendo de la buena voluntad del vendedor y del comprador, contando con el incierto estado legal de la propiedad.

El lenguaje de un contrato inmobiliario es complicado e incluso con la participación de varias mentes verbalmente, a veces tratando de poner esto en un contrato no es tan fácil como parece. Aunque lo intentases no podrás cubrir todas las eventualidades, también los contratos estándar suelen hacer un buen trabajo, pero pueden quedar asuntos y situaciones sin definir y crear conflictos o malentendidos.

Tener precisión al redactar contrato inmobiliario

Muchos de los errores es no aclarar ciertas circunstancias y dejar lagunas e indeterminaciones dentro del contrato inmobiliario. Esto pueden resultar fatal, pues puede llegar a ser usado por la otra parte a su favor:

  • ¿Estamos cubiertos por los seguros comunes o requerimos uno específico?
  • ¿qué ocurre si la propiedad no la tasan lo suficientemente alto?,
  • ¿y si el préstamo bancario no es aprobado después?,
  • ¿y si el vendedor o el comprador fallece antes de que puedan llevar a cabo?

La importancia de la presición. Lo creas o no, uno de los errores más comunes se produce a la hora de definir exactamente lo que se vende y se acompaña con la propiedad. Las direcciones pueden ser inexactas. Por lo que deberías tener la descripción exacta legal de la propiedad y si es posible, un estudio actual que muestre los límites exactos, servidumbres y otras restricciones.

uno de los errores más comunes al redactar contrato inmobiliario es definir exactamente lo que se vende y acompaña con la propiedad Clic para tuitear

Errores de redacción en un contrato inmobiliario

Los errores más fáciles tienen que ver con los cálculos matemáticos y la ortografía. Es por ello, que siempre se debe comprobar que el depósito de buena fe o fianza, las cantidades a entregar a plazos y el montante a saldar final sumen el precio de compra. Si queda mal detallado, una de las partes lo podría aprovechar en su beneficio y poco podríamos hacer en contra una vez firmado.

Errores de ortografía son muy habituales. Es posible que que ocurra una falta de ortografía de una dirección de la propiedad o en nombre de un cliente. Por suerte, los errores de ortografía pueden corregirse sin demasiados problemas, al leer el contrato previamente a la firma y modificar lo necesario.

Los errores más graves – que tienen consecuencias monetarias adversas – son mucho más difíciles de corregir.

Un resumen a modo de lista de los errores al redactar contrato inmobiliario, sería:

  • Un período de contingencia inexacto en el número de días hasta la liquidación
  • Pensar los términos “días” en el contrato significa días hábiles, cuando el término se define en el contrato como días naturales
  • El envío de un contrato al final del día en un viernes indicando el dinero de buena fe será entregado al escriturar 2 días después, por ejemplo
  • Poner la dirección correcta, pero la descripción jurídica errónea
  • Errores simples de suma para que el pago inicial, más el financiamiento no es igual al precio de venta
  • Se firmó el contrato, pero no rubricado en cada página
  • Faltas de ortografía, incluyendo nombres, lugares, etc…

Experiencias de agentes inmobiliarios firmando contratos inmobiliarios

Un abogado especializado nos comentaba:

Yo diría que más del 25% de los contratos de bienes raíces que recibo, que se llevan a cabo por agentes de bienes raíces, nunca podría ser ejecutado tal como están escritos En mi zona, una oferta generalmente no se considera legítima hasta que se firme y se entrega al vendedor de un contrato de venta. Un contrato que no se puede ejecutar tal como está escrito plantea banderas rojas para el agente intermediario, y hace que se pregunten si el agente comprador es capaz de llevar a su cliente a través de un acuerdo exitoso de esta manera.

Contratos inmobiliarios de inversión

Es difícil negociar los contratos estandarizados que los promotores y constructores hacen. Una vez hecho hay muy poco que se pueda hacer, salvo para la negociación en el calendario de pagos que podría ser abierto a la discusión. Por lo tanto, es más prudente para tener éxito, hacer negocio con los mejores constructores de calidad.

Un comprador individual no tendrá demasiado que exponer en el contrato. Pero sí debes asegurarte que no quedes desfavorecido. Otra vía es la revisión de sitios web de bienes raíces que proporcionan una visión de proyectos en construcción y contactar con diversas fuentes para contrastar la información.

Aún así, el error más fácil es no acudir a un agente inmobiliario o tener un abogado con experiencia para redactar el contrato.

Y otra regla primordial es probable que podamos producir muchos más errores conforme más escribamos.

Comparte!
Portal Inmobiliario ➤ https://www.pisofincasa.com/anuncios/